Necesitamos un ejercito de gente que se detenga.

Detente un segundo, detente en las mañanas al despertar, detente en tu café, detente unos segundos antes de dormir.   Detente y cierra los ojos al comer o al besar, para sentir mejor. Detente a escuchar el ruido de la noche, a ver la brillantez de las flores, el lado puro de la vida.   […]