Islas

 

Seamos sinceros hasta los huesos.

 

De los sentimientos, el más sincero es el que se despertó por ti. El que te miró de madrugada y deseó que nunca te fueras. El que se durmió tomando tu mano. El que se arrulló imaginando el mundo un mar y la cama el barco por el que los dos navegábamos mientras soñábamos. Contigo las risas que se metían por el ojillo de la puerta.

 

No quisiera estar escribiendo esto. Pero así debe de ser.

 

Me he roto por dentro tantas veces.

 

Tantos han pasado por aquí, llevándose lo mejor y dejándolo todo vacío.

 

He perdido la cuenta.

 

Y es que en estos días ya nada importa, ya nada pesa, ya nada trasciende.

 

Me da miedo que ya nadie sepa querer, me da miedo que ya nadie quiera procurar, arriesgar, luchar, construir. Sentir.

 

Me han roto por dentro tantas veces.

 

Me he perdido en los ojos en los que creí ver cosas que en realidad no vi, en los abrazos en los que creí echar raíces que en realidad no estaba echando, en el cariño que en realidad no estabas sintiendo.

 

Pero es así y no hay mucho que yo pueda hacer. Quizás esperar, quizás desear con los ojos cerrados, pero sobre todo quizás resignarme.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s