Sin saber qué mirar.

Aquí estás, de frente al mundo. Intentando no encorvar el alma, fracasando.

 

Estás aquí, viéndolo todo sin saber bien qué mirar.

 

De frente, por debajo y por de lado. El mundo se cae a pedazos.

 

Te escondes entre las histéricas fiestas que se prolongan hasta el amanecer. No estás buscando pero si quieres encontrar. ¿Qué quieres encontrar?.

 

Sin tener una razón en especifico se te escurren las lagrimas y decides ir a casa. No soportas lo histérica que se puede llegar a poner la vida.

 

Caminas por lo oscuro, aunque sabes que es en la noche donde las cosas pesan más, donde las prostitutas son más poderosas, donde tu alma se encorva de formas más asquerosas. Tus pensamientos están llenos de alcohol y camino a casa las lagrimas no dejan de brotar.

 

Perdiste la cuenta, los días, las horas, los meses, que llevas en esta situación. ¿Cuál situación? La de sobrevivir. Porque sobrevivir no es vivir, es sentirse cansado, es sentir que cada ola que viene nos ahoga, es no saber para dónde ir. Me ahogo en mis propias lagrimas.

 

Llegas a casa y te recibe el espejo. El espejo con tus pestañas, y tu nariz, tus ojos, te ves y te ven. Llegas a casa y sólo se escucha tu respiración. Sientes, con el corazón, con el pecho, con cada célula de tu ser. Lo recuerdas todo, el pasado, los pasados, los que dijeron que nunca se irían y ahora son parte de risas lejanas, risas que quizás también son histéricas, pero sobre todo, son lejanas. Sabes que no puedes parar.

 

Pero aquí estás, pero aquí sigues. Porque hay algo en ti que siempre sigue, porque hay algo en ti que te hace pensar que todavía hay oportunidad, pero bien sabes que todo está quemado, que todo ardió en llamas. Que eres parte de un pasado que se hizo fuego y ardió hasta que lo único que quedo es esto. Este vértigo, está ciudad tan llena de gente, esta ciudad en la que no encuentras con quien hablar.

 

Entonces, con el alma cansada, te recargas por un breve instante. Cierras los ojos y sientes que te vas. Te vas, porque al final, quizás nunca estuviste.

Anuncios

Un comentario sobre “Sin saber qué mirar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s