Te has ido y yo soy la culpable.

Estoy acostumbrada a que los veranos siempre se llevan un poco de mi, pero este ha sido el peor verano de todos. Si hubiese una palabra para definir verano de pesadilla, la estaría usando en este segundo.

Es domingo por la mañana y desde mi balcón veo la ciudad, la que nunca deja de moverse, de retorcerse, esta ciudad tan llena de ratas y de jacarandas. Esta ciudad en la que ya no te veo, ni a lo lejos ni a lo cerca. La ciudad que abandonaste en medio del verano.

Tú me enseñaste el amor por las ciudades, yo te enseñé en especifico el amor por esta ciudad.

El problema con este verano está en que tenía tanto miedo de la la tradición veraniega que me persigue, que me esforcé por contenerlo todo, por contener el desastre, quise negar lo inevitable, pero como agua inmensa que fluye a toneladas, que todo arrasa, que es imposible de contener, mi castillo en el aire se quebró y las consecuencias de mis actos son las más altas que nunca he pagado. Quise agarrar agua entre mis manos y mis comisuras no me dejaron.

Es domingo en la mañana, mis pies descalzos me delatan, mis ojos agua lo dicen todo, te has ido y yo soy la culpable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s