México, ¿sabes que puede ser diferente?

México, ¿sabias que puede ser diferente?

¿Sabes que no tienen que explotar las pipas en los hospitales?

¿Sabes que los policías no tienen que desaparecer y matar a 43 estudiantes?

¿Sabes que la esposa del Presidente no tendría por qué burlarse de nosotros al explicarnos por qué una casa con la que el gran porcentaje de mexicanos ni siquiera podemos soñar con tener?

¿Sabes que el Gobierno no tendría que con nuestro dinero comprar Boots para callarnos en las redes sociales?

¿Sabes que los niños no tienen que morir quemados en las guarderías?

¿Sabes que las organizaciones criminales no tendrían que estar conformadas por las mismas personas a las que les pagamos para que nos cuiden o nos gobiernen?

¿Sabes que no tendríamos por qué vender nuestro petróleo para después volverlo a comprar a precios más elevados?

¿Sabes que no tendríamos que venderle nuestras tierras a extranjeros para que ellos las exploten y después nos contraten como sus empleados?

¿Sabes que a las mujeres deberíamos recibir el mismo salario que reciben los hombres por el mismo trabajo o puesto?

¿Sabes que el gobierno no tendría que invertir nuestro dinero en darnos televisores cuando la mayoría de las escuelas públicas en el país no tiene acceso a internet?

¿Sabes que todos los mexicanos deberíamos tener las mismas oportunidades de crecer, sin importar de quien eres hijo?

¿Sabes que podemos apoyarnos unos a otros en vez de hundirnos unos a otros?

¿Sabes que puede ser diferente?

México, ¿sabes que puedes elegir?

Puedes elegir entre darle o no mordida al policía que te acaba de parar.

Puedes elegir entre dar el paso a los peatones y a las bicis, o aventarles el carro.

Puedes elegir entre exigirle a los funcionarios públicos que hagan su trabajo o seguir quedándote callado.

Puedes elegir entre cambiar tu actitud ante la situación y luchar para que México sea un mejor lugar para vivir, o puedes seguir haciéndote de la vista gorda.

Puedes elegir entre pagarle lo justo a tus empleados, o seguir hinchándote de dinero.

Puedes elegir entre esmerarte por hacer tu trabajo o seguir haciéndolo de forma mediocre.

Puedes conducirte por la vida con respecto hacia las demás personas, o seguir gritando obscenidades cada que vez pasar una mujer.

Puedes elegir entre tener dignidad y orgullo por ser quien eres o seguir de agachon.

Puedes elegir apagar la tele y abrir los libros, o seguir dejando que una pendeja siga gritándote al oído “quéeee pase el desgraciado”.

Puedes seguir abriéndole la puerta grande a los extranjeros y cerrándole las oportunidades a tus compatriotas.

Puedes elegir entre hacer lo correcto y no hacer lo correcto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s