HAMAS

Aquí no hay guerra, nunca he vivido en guerra. De niña me gustaba que mi papá me contara historias del pasado, de la abuela que no conocí, de los acontecimientos de los que no fui parte. Mi papá nació dos años antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial, así que como todos los jóvenes que pertenecieron a la generación de los 60s, su infancia estuvo enmarcada por los conflictos bélicos que en su momento se fueron sucediendo. Por otro lado, a mi abuela le tocó la Revolución Mexicana, así que aunque mi papá no vivió mucho tiempo de la guerra, creció rodeado de ese sentimiento.

Un día me contó que en la Segunda Guerra Mundial, en México se hacían apagones para que de esa forma en la oscuridad fuera difícil ubicar la Ciudad y despistar a los enemigos que nos podrían querer bombardear. Sonaban ciertas sirenas y entonces todos sabían que empezaba el toque de queda y se tenían que apagar las luces. Afortunadamente, nadie quería bombardearnos y esos apagones fueron meros simulacros. De cualquier forma, el relato de mi papá me hizo imaginarme un poco, lo angustiante que debe ser vivir la vida con tanta precaución.

No se necesita saber demasiado de política, sociología, historia o conflictos armados, para saber que la guerra es algo que no debe sucederse. En la Guerra nadie tiene la razón y créanme que de ninguna forma apoyo el terror que produce, pero he pasado los últimos días leyendo comentarios en Facebook acerca del conflicto en la franja de Gaza, algunos muy duros en contra de Israel, otros llenos de ignorancia respecto a los Palestinos.

Veo como la gente es realmente drástica con su postura, aunque esté llena de ignorancia, gente que aboga por la paz, pero hace culpables a Israel de la guerra y victimiza a los Palestinos. En primer lugar, mantener una postura radical de apoyo a alguno de los dos mandos, nos hace de alguna forma parte del conflicto. En segundo lugar, hasta donde yo he leído, la guerra es contra los terroristas de Hamas, ¿por qué? Porque durante años, han aterrorizado Israel y  ellos simplemente se cansaron. Israel no ataca, se defiende y no se defiende de los civiles, se defiende de los terroristas, que se esconden entre los civiles porque saben que Israel no quiere matar civiles y de cualquier forma, muchos de esos civiles son ciegos y apoyan a los terroristas. En tercer lugar, ¿cómo pueden tener una postura tan llena de odio hacia uno de los dos bandos y a la vez predicar por la paz?.

Yo no sé, no tengo idea del terror que debe ser vivir con la probabilidad de que bombardeen el lugar en el que vives, no tengo idea de lo que sea crecer pensando que en cualquier momento puede explotar un carro bomba a un lado de ti, tampoco entiendo qué signifique ser capaz de llenar tu cuerpo de bombas y autoexplotarte en medio de una plaza llena de “enemigos”. Lo que si sé, es que cuando yo iba en la primaria, y había una niña que me molestaba todos los días, lo único que me quedó por hacer, fue ponerla en su lugar.

También sé que la cultura en la que he crecido es radicalmente distinta a la que tienen los árabes y que su cosmovisión y la mía pone millones de mundos entre ellos y yo. Sé que en mi mente es imposible concebir a un Dios que predique con una Guerra Santa. Por eso cuando supe que la niña que tanto me molestaba en la primaria era adoptada y tenía una historia familiar bastante compleja, aprendí que no sabemos lo que hay en los zapatos de las otras personas, y menos si vienen de historias tan alejadas de mi realidad como la de un niño adoptado, o un árabe palestino.

En conclusión, yo no quiero guerra y no tengo idea de lo que debe ser para Israel tener que soportar durante tantos años a ciertos palestinos que consideran legitimo al grupo terrorista Hamas, tampoco sé porque hay gente que justifica la Guerra Santa, y tampoco sé lo que significa que durante años estén bombardeando tu territorio. Lo que si sé, es que al mundo le hace falta un tanto de tolerancia, y un tanto menos de radicalismo. Las razones que mueven a Israel y a Palestina (Hamas), no son razones que estén a nuestro alcance para ser entendidas, porque no vivimos allá y no somos parte de la situación, pero si sabemos que pelearnos entre nosotros por Facebook es ser parte del problema y no de la solución. El mundo está lleno de odio y en definitiva sobran razones como para que nosotros contribuyamos, aunque sea con comentarios de Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s