Me caga la “escena”.

Me enteré casi sin querer de la visita de The Album Leaf a nuestro país. Hace muchos años que no los escuchaba, pero estoy segura de que el novio que tenia en ese tiempo quedó un poco harto de ellos. Soy de las que cuando algo en esta vida le gusta, le gusta hasta el cansancio.

Escuché unos segundos un spot que estuvieron poniendo en el radio acerca de que iban a tocar en el Lunario, me puse a investigar en internet y me interesó mucho lo que leía. Los de Ordinary People, que son los que organizaron el concierto, llamaron mi atención con su hashtag #SilentConcert. Me puse a leer un poco más y entendí la idea. Se le pedía al público asistente que guardaran silencio durante el show y que permitieran que lo único que se escuchara en la sala fueran los instrumentos de los músicos. Me pareció que The Album Leaf es el tipo de banda que me gustaría escuchar en vivo y en silencio.

Me acordé de hace unos años cuando tocó Portishead en el Corona. Enfrente de mi había un grupo de chamacos que parecía que no tenían la capacidad de apreciar lo que estaba pasando enfrente de ellos. Parecía que yo estaba en un concierto de una banda que merecía todo mi respeto y atención, y ellos estaban en una pedota. Me pareció injusto, sobre todo en el momento en el que Beth Gibbons llevó la situación al grado de sacarnos lagrimas a varios de los asistentes, y ese montón de ciegos se les ocurrió que era buen momento para tomarse una foto grupal, y casi gritar “Cheese” mientras lo hacían. Por suerte, no fui la única que se enojó y un grandulón les pidió que se estuvieran quietos.

Fui al concierto de The Album Leaf con mucha emoción, son una bandota y además me interesaba saber si de verdad los mexicanos éramos capaces de cerrar el pico y abrir el corazón ante ciertas muestras artísticas. Sobre todo si la petición era tan explicita.

¿Quieren saber qué pasó? Todo el concierto estuve rodeada de gente que no dejaba de hablar, primero una parejita de novios que tenían cosas que decirse a la mitad de este concierto, después un grupo de amigas que aprovecharon para tomarse la selfie, contarse del chico que les gusta, voltear todo el tiempo a ver si entre el público había gente que conocieran, en fin, comportamiento casual en cualquier evento social de la “escena” del DF.

¿Qué hicieron los artistas? Ya casi al final del concierto, Jimmy Lavalle nos recordó a todos que se suponía que este iba a ser un concierto en silencio, y que quedaban tres canciones más, así que estaría bien que guardáramos un poco de silencio.

Entonces, me acordé de mis años de preparatoria, cuando nos llevaban a todos al auditorio para alguna conferencia, y los primeros 5 minutos de la conferencia se trataban de escuchar chiflidos y shhhh, shhhh, por todo el auditorio. Entonces tuve la teoría de que lo estaban haciendo apropósito. Quizás algunas personas se sintieron ofendidas porque un artista extranjero viniera a tocar a nuestro país y nos pidiera que mientras lo hacen estuviéramos callados. No sé, pero la realidad es que no deje de escuchar gritos, chiflidos, conversaciones, rizas (carcajadas), aplausos y desafortunadamente, vi a muchos sacando sus celulares para gravar videos con calidad de imagen y de sonido horrible, y para tomar fotos oscuras y horribles. En fin, nada que no hubiera visto en cada uno de los conciertos y shows en México a los que he ido.

¿Entonces? ¿Salí del Lunario llena de odio de los mexicanos y mentando madres de este país? Pues no. A mi me encanta México y sé que los mexicanos somos así, gritones, chifladores, irrespetuosos, groseros, fiesteros. La vida se nos va entre rizas y en no tomarnos nada en serio.

Aunque definitivamente si estoy harta de la “escena”. Me cae mal la gente MonoViceVansRhodesiaSicarioEtc… No soporto sus festivales de tachas y música electrónica, porque a mi parecer con ello estimulan que la gente sea tarada. No soporto que el arte se haya vuelto una actividad que te hace ser cool, porque entonces los eventos se llenan de morras con faldas fosforescentes, M en sus venas y preocupadas por cuál va a ser el after. Me caga tener que convivir con este tipo de personas para poder escuchar una banda que me llena tanto de ilusión como The Album Leaf.

¿Por qué me caga? Porque mientras están hablando de puras pendejadas, tomándose fotos horribles con flash o carcajeandose, yo quiero escuchar con toda la amplitud que mis sentidos me pueden dar lo que está pasando en el escenario. También me cagan porque ese tipo de gente es irrespetuosa, se la pasan todo el concierto saltando como chinches, de un lugar a otro, buscando a sus amigos y a gente que conozcan, para que quede claro que estuvieron en el evento. Me cagan porque son incapaces de entender el significado de ciertas cosas de la vida.

Pero después lo pienso bien, y me doy cuenta de que probablemente sin esa gente que compra boletos, no seria negocio traer a las bandas y entonces tampoco yo los podría ver.

Después del concierto, al llegar a casa, y al sentir aún la felicidad en mis oídos por haber escuchado música tan bonita como la que sale de los instrumentos de esos albumleafs, me di cuenta de que cada quien es libre de apreciar lo que quiera apreciar de la vida, y que yo sólo soy una morra con una perspectiva diferente. Así que si, The Album Leaf estuvo increíble, mi corazón se triplicó de tamaño durante el show que dieron y la banda se escuchó mucho mejor de lo que esperaba y eso que esperaba muchísimo, y además me sentí afortunada de poder apreciar con tal magnitud ciertas cosas de la vida. Con todo y los asistentes que estaban ahí sólo por estar.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Me caga la “escena”.

  1. Yo tengo perros que adopte y me regalaron. Pero me compre un caniche que adore y quería tenerla si o si, me cautivo. Muchas personas tienen una mente muy pero muy solidaria y bla bla bla… yo soy una persona que también tiene gustos y deseos por algo y cumplí el deseo de que me entreguen a mi caniche, la esperé los semanas y no aguantaba mas, quería tenerla ya conmigo. Y cuando la tuve me quedé encantada. Yo entiendo a todas las personas que si por ellos fueran se llenan de mascotitas en sus casas pero si me hubieran regalado o hubiera sabido que a la vuelta de mi casa tienen ese tipo de perro estaría chocha pero lamentablemente no fue asi. Y el amor por está raza surgió desde que me encariñe mucho pero mucho con el perrito de una amiga que lamentablemente dejó de hablarme por motivos que desconosco y quedé rendida llorando por su perrito con quien me había encariñado. Ahora me siento completa con mi bebe. Gracias por quien haya leído este mensaje y no puedo ser juzgada porque es un deseo que tuve y si me costó no me importa nada y no tienen por qué juzgarme si no comprenden los motivos de mi decision. Yo a ustedes los entiendo y ya se porque camino van y los respeto. Espero respeten mi decisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s