Olores

Cuando muera quiero oler a tierra fresca, por eso no me incineren, no me cremen, no quemen lo físico que hay en mi. Pasó la vida enjabonándome y perfumándome, pero todos los días sé, que el mejor olor que podré alcanzar, será al morir. Sé que no será un proceso fácil, pues para morirse primero debe vivirse. Vivir de día, de noche, de lluvia, de risas y de soledad. Llenar el espacio que hay en nuestro pulmones, una y otra vez, hasta que no haya otra vez.

 

También sé que morirse no es un proceso fácil, primero se debe dejar de pensar, de sentir y de respirar, para finalmente empezar a descomponerse, formar parte de los gusanos y de la tierra, hasta que un día después de muchos días de putrefacción, la lluvia nocturna haga amanecer con olor a tierra mojada, y entonces ahí estaré, en la soledad de la tumba, en el silencio de la muerte, en lo que hay cuando ya no hay nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s