27

Sentir que toda la tristeza existente en el universo se ha venido a parar a tu corazón. Luchar con todas tus fuerzas para sacarla, querer empujarla, concentrarse una y otra vez, querer que se vaya. Sentir la felicidad tan cercana pero tan momentánea, deleitarse con breves espacios de la vida en los que sale el sol. Para después, en medio del insomnio que te da todos los días, saber la verdad, esa en la que no es posible mentir, mentirse a uno mismo es imposible. Saber que no hay día en el que no te preguntes cuándo se secaran las lagrimas para siempre. Pensar que llegará, pensar que un día despertarás y no recordarás la última vez que fuiste triste, no tener ni siquiera tiempo para pensar que alguna vez fuiste triste. Perder la esperanza, sentir los años pasar, esto ya no es un juego de niños, ya no estás en la prueba y ensayo. Tienes las decisiones frente a ti, y las tienes que tomar, porque aunque no las tomes, ellas te toman. Tener miedo de que las cosas nunca vayan a cambiar, no querer que pasen los años sólo para un día despertar arrugada, olorosa, cansada, vieja, triste y sola. Sentirse cada día más y más y más confundida. ¿Cuándo es el final?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s