Hoffen

En el mundo existen dos continentes, en uno de ellos sale el sol todos los días, el viento transcurre fresco, las tardes son seguidas con apacibles atardeceres y las olas del mar arrullan todos los sueños.

En el otro continente todo es distinto, las noches son seguidas por más noches, la gotas de lluvia son de lagrimas y el único mar que se ve ahí está lleno de pesadillas y de sentimientos pesados. Todo se hunde en ese continente.

En el mundo sólo hay un habitante, sólo está ella, con sus ojos grandes y sus zapatos rojos. Ella se llama Hoffen, ella es el barco que nunca llega a la isla y la isla a la que nunca llegan barcos.

A Hoffen le gustaría poder dormir todo el tiempo, pero le dan miedo las pesadillas. Pesadillas en las que se encuentra en el mundo oscuro, en el que nunca sale el sol, el mundo en el que nadie quiere estar, pesadillas en las que hay fantasmas que arrancan su corazón, que la parten en dos, pesadillas en las que llorar no es suficiente. En el continente oscuro están la tristeza, la decepción, la frustración y no hay amor.

Todos se preguntan por qué Hoffen no vive en el otro continente, en el que las gotas de lluvia son dulces, pero es que nadie sabe que en el mundo soleado es imposible vivir cuando se está solo, porque esa tristeza de no tener con quien compartir lo bello, es peor que cualquier otro de los sentimientos que habitan el mundo oscuro. En el mundo soleado Hoffen está más sola que en ningún otro lugar, ahí tampoco hay amor.

A Hoffen le gustan las historias de princesas que le contaban cuando era más pequeña, le gusta pensar en esos príncipes, en esos castillos, en esos lugares en los que el amor existe, le gustaba cerrar los ojos e imaginárselo todo, imaginarse el amor, la compañía, las risas.

Hoffen quería ser bonita, se imaginaba que de esa forma el día en el que por fin, quizás perdido, quizás en busca de ella, un  barco tropezara con el mundo, el barco se quedaría para siempre, y por alguna extraña razón, ella suponía que los barcos siempre venían cargados de amor.

Un día pasó, Hoffen lo sintió, el barco llegó, Hoffen estaba alegre, sacó sus mejores vestidos, preparó su mejor sonrisa, se veía un barco, y el barco venia directo a su mundo.  Hoffen nunca se había sentido así.

Cuando el barco llegó a tierra firme, Hoffen pensó que por fin el continente oscuro se había desvanecido, se había borrado. Brincó y saltó y sonrió, por fin había llegado el día más feliz de su vida. Hoffen nunca había pasado más de unos días en la isla soleada, pero esa vez, pasó tres largos meses, con sus noches, con sus días, Hoffen se sentía acompañada, Hoffen se sentía alegre, Hoffen escribió cuentos más bonitos que este y se vistió todos los días con sus ojos color felicidad.

Pero pasó lo que tenia que pasar, un día Hoffen despertó en el continente oscuro, mientras llovían lagrimas, mientras el aire asfixiaba. El barco se había ido.

Hoffen se sintió ridícula y llorona, le dieron ganas de romper todo, pero en el continente negro todo está roto, no hay nada que romper, Hoffen sintió coraje, ansias, desilusión, Hoffen sabía que el barco se había ido porque había andado por ahí, navegando por el mundo, como si no hubiera ningún peligro. Hoffen supo que el barco se había ido porque en una de esas excursiones encontró al continente oscuro, se asustó y prefirió seguir en alta mar, en busca de mundos, que quedarse en este mundo.

Pero Hoffen no quería quedarse callada, así que escribió su historia, la puso en una botella y la arrojó a las estrellas, pensando que quizás así algún barco curioso encontraría la botella y se enamoraría de la historia. Quizás iría en busca de ella, y llegaría con lo único que Hoffen necesitaba, mucho amor. Quizás un día Hoffen se despertaría para vivir su sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s