De la belleza.

Veo revistas, fotografías y videos con mujeres hermosas en ellos, abdomen plano, labios rojos, ojos celestes. Lo veo todo el tiempo, en los espectaculares, en los anuncios. Las mujeres bellas están por todos lados. Pero yo no soy como ellas, e incluso no tengo amigas que sean como ellas, pero algo me hace creer que somos bellas a más no poder. Algo en nuestras risas, en nuestros sonidos, en lo que nos convertimos mientras bailamos y mientras somos nosotras.

Ayer alguien me dijo que no le gusto, alguien que poco antes hizo cosas que me hicieron creer que le gustaba, alguien que incluso hace menos de dos días había estado a un lado mío, dispuesto a besarme, abrazarme y a hacerme sentir como si de verdad le gustara. Yo no sé como funcionen las mentes de los demás, pero de menos en la mía me es imposible imaginarme queriendo besar, abrazar o estar con alguien que no me gusta. Debo aceptar que parte de mi ego se sintió inflamado e irritado, no porque no le guste a alguien, porque sé muy bien que no existe cosa en el mundo que le pueda gustar a todos, lo que de verdad me incendió fue la idea de la belleza y de saber que en este mundo existen personas capaces de hacer cosas que no le gustan, de estar con personas que no le gustan y de besar labios que no combinan con los reflejos de sus almas. No entiendo que consiguen con ello, no entiendo por qué lo hacen, desde mi punto de vista sólo encuentran vacios profundos. Vacios que no le deseo a nadie.

Hoy por la mañana, después de tener una noche llena de pensamientos intensos, me examiné minuciosamente ante el espejo, calculé mis pecas, puse atención en mis labios, sentí mis lunares, repasé mis caderas y observé todo lo que de mi me hace ser yo, la mujer que todos los días sueña y que todos los días hace realidad sus sueños, la mujer que cree en el amor, la mujer que es capaz de escribir estas líneas. Me di cuenta de que la culpa no la tenían los ojos que me vieron, las manos que me tocaron, la mente que pudo quererme besar sabiendo que no le gusto, la culpa la tienen esas fotografías retocadas, esos videos ficticios, esos colores y esos abdómenes perfectos que nos proyecta la publicidad por todas partes y todos los días, esas mujeres y hombres en los espectaculares del periférico que no existen, pero que nos hacen creer que la belleza es eso que se pudre cuando morimos, la culpa la tiene este mundo que engaña al que se deje engañar con una imagen falsa de la belleza.

Porque la belleza es lo que prevalece cuando morimos, porque la belleza siempre huele bien aunque no nos perfumemos, porque la belleza es lo que siempre habrá en mí aunque pasen los años y las arrugas me aniquilen, porque la belleza no está en lo brilloso de mi cabello, en lo estilizada de mi figura, la belleza no está en mis pechos, la belleza está en todo lo que soy, en todo lo que pienso, en todo lo que siento, en la forma en la que camino por este mundo, es un hecho que la belleza de las personas está en algo que no se consigue a través del cuerpo y se necesitan vidas enteras para poder conocer la verdadera belleza de las personas que nos rodean.

Definitivamente ahora más que nunca me queda claro que la verdadera belleza no te deja besar personas que no te gustan, sobre todo porque el cariño por uno mismo es la forma más pura de experimentar belleza.

20130116-110026 a.m..jpg

Anuncios

Un comentario sobre “De la belleza.

  1. La belleza no solo recae en lo físico, la belleza combina el alma y la mente, ese es mi pensar. Hoy en día es más bella la mujer que se atreve y piensa que la que aparenta ser bella. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s